Paternidad

La conexión emocional

Por Evangelina Himitian

 

Podemos estar cerca o lejos. Corriendo a contrarreloj para llegar a todo o con tiempo de sobra, que se nos escurre entre los dedos. La diferencia en el tiempo que pasamos con nuestros hijos no la marca el reloj ni la proximidad física. No existe un tiempo de calidad versus cantidad de tiempo. Lo que importa es la conexión emocional que los padres tenemos con nuestros hijos. Así lo afirma Claudia Messing, socióloga y autora del libro “Cómo piensan y sienten los chicos hoy”.

 

¿Qué es la conexión emocional? Es ese sentimiento de pertenencia que se desarrolla en el vínculo de padres e hijos desde el primer contacto que tuvieron en su vida. El apego se desarrolla desde la primera vez que mamá y bebe se miran a los ojos y se perciben como parte de un mismo vínculo.  Le hace sentir al hijo que no importa cuan lejos esté de su casa, siempre hay alguien que lo está esperando y se está preguntando cómo está. Aún a la distancia, está velando por él.

“Es un mito el tiempo de calidad”, dice Messing.

un padre pintando con su hija
Tiempo compartido con los padres puede ser el mejor regalo

“Los padres pasamos muchas horas fuera de casa. Pero hay una conexión que es permanente. Lo que no se reemplaza es esa sensación de un padre atento y conectado con sus hijos. Uno puede estar trabajando y lo llama, está pendiente constantemente. Cuando un chico siente que si le pasa algo, el padre o madre no se van a enterar, es devastador”, dice Messing.

La desconexión con sus padres sume al hijo en una sensación de orfandad
La conexión emocional es más importante que el tiempo, apunta. “Lo que es peligroso es esa desconexión, porque el chico cae en un vacío, no se conserva esa función de apego tan necesaria en la relación madre e hijo”, dice Messing. Y agrega: “Algunos adultos tienen una dificultad para generar una conexión emocional con sus hijos”.

 

¿Qué genera la figura de un padre más conectado con su celular que con su hijo?¿ Cómo interfiere el celular en esa conexión emocional?

“En estas épocas tan tecnológicas, los celulares son una gran interferencia en todos los vínculos. Los hijos tienen millones de neuronas espejo que les permiten sentir lo que el otro siente. Una madre conectada con el hijo genera un hijo conectado. El chico que ve a su papá o a su mamá sumergidos todo el día en el celular, se siente abandonado. Dejado. Que no importa tanto. Los adultos tenemos que hacer algo con nuestra conducta adictiva con el celular”, concluye.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s