Entrevistas Deseo Consumido

Gratiferias, un lugar donde todo es gratis

Entrevista a Ariel Rodríguez Bossio, el creador de las ferias en las que no existe el dinero ni el trueque

gratiferia feria gratisPor

Evangelina Himitian

La reacción de la persona que no sabe a dónde está llegando, casi siempre es la misma. ¿Cuánto sale? ¿Dónde se paga? El desconcierto es grande cuando se le dice que eso es una gratiferia, una feria en la que nada se compra ni se vende. Las cosas se sueltan y se encuentran. Así, gratis, como el aire que es libre. No es trueque, no es intercambio. El creador de esta modalidad es el argentino Ariel Rodríguez Bossio. La gran idea pronto se diseminó por todo el país y llegó a en países como España, Italia, e Inglaterra, Canadá que ya tienen sus propias versiones. “Nosotros decimos, traé lo que quieras o nada, llevate lo que quieras, o nada”, sintetiza Rodríguez Bossio. A continuación, la entrevista al creador de las gratiferias.

Escuchá la entrevista completa, en nuestro programa de radio,  por Cultura FM, 97.9

– ¿Qué es una gratiferia?

–Una gratiferia es una feria donde todo es gratis. Trasciende el sentido de reciprocidad. No es trueque. Tampoco un regalo, porque los regalos plantean una reciprocidad futura, en la que quien recibe el regalo se compromete a regalar algo equivalente. Si te hago un regalo para tu cumpleaños estoy sellando un acuerdo implícito. En las gratiferias simplemente ponemos a disposición de otro algo que queremos dar. Quien se acerca a puede tomar o dejar lo que quiera.

– ¿Cómo reacciona la gente?

–  La propuesta rompe una lógica de consumo basada en el intercambio, ya aprendida y la gente, muchas veces se queda perpleja.  Pero superada la sorpresa inicial, se generan cosas muy lindas. Es un lugar de encuentro. Hay gente que, incluso, se casó por una gratiferia. Porque no sólo se realiza en plazas o espacios físicos. También hay gratiferias virtuales. Y una vez una persona publicó que soltaba un abrazo. Y en el hilo de comentarios, alguien lo quiso recibir y después de un tiempo, se conocieron y se terminaron casando.

– ¿Es una idea argentina?

– Si, nació acá. En mi casa, hace cuatro años. Me había mudado tres veces en un mismo año y descubrí que había llevado cajas de una casa a otra sin abrirlas ni usarlas. Eran cosas que no iba a usar y decidí darlas. Ahora, la idea se fue contagiando y se hace en muchos y enn casi todas las provincias argentinas existen gratiferias.

– ¿Por qué no se habla de necesidad?

–  No, no hablamos de necesidad, porque es un concepto muy relativo. Nuestras necesidades reales son muy pocas, agua, comida, techo. El resto son necesidades creadas o simbólicas. Por eso evitamos hablar en esos términos. Preferimos decir, trae lo que quieras o nada. Llevá lo que quieras o nada.  Y lo que uno lleva, no sabe a quién va a llegar. Lo dispone ahí, para la comunidad.

– ¿Cómo definirías la ideología de las gratiferias?

– El anticonsumo y el antidespilfarro. El problema no es el consumo ni el intercambio, que de por sí es bueno. El problema es el peaje que se le cobra al intercambio.

– ¿Plantean el fin de las relaciones transaccionales?

–Tenemos una sociedad moderna basada en algo que no existe. Vivimos todos bailando una danza en torno al dios dinero, que es un dios ficticio. Proponemos ir más allá para sembrar una cultura distinta en las relaciones humanas, sin especulación ni lucro. Se gestan cosas muy lindas en las gratiferias. Son espacios de encuentro. Por ejemplo, yo decido organizar una gratiferia e invito a mis amigos. Lo hago en casa o en una plaza. Voy, pongo una manta y dispongo mis cosas. Pones tus cosas. Siempre hay alguien que trae música. Se generan charlas, se generan momentos muy intensos. Todos se van contentos.

–¿Se puede pedir?

– Claro. Se puede publicar algo que se quiere soltar y algo que uno está buscando. No siempre son cosas materiales. Alguien puede ofrecer un corte de pelo. Otro puede publicar que hace tatuajes.

– ¿Por qué alguien da sus cosas en una gratiferia?

 

–La obsolescencia programada o percibida hace que tengamos muchas más cosas de las que usamos. Como las gratiferias tienen un fin ecológico, apuntamos a recuperar aquellas cosas que no se usan porque dejaron de tener un significado o una función para nosotras. Pero tal vez para otros sí. Las cosas que son útiles, que no vayan a la basura simplemente porque creemos que no la vamos a usar. ¿Qué hacemos, las acumulamos? ¿Las tiramos? Bueno, las gratiferia son una opción.

–¿Cómo se puede participar?

Es un movimiento autogestivo. Está en muchos lugares del mundo y del país. Tenemos una página. Hay gratiferias en Parque Centenario o en el Planetario. La sugerencia es buscar en Facebook los grupos de gratiferia, porque te va a proponer las que te quedan más cerca. Tenemos una página, que se llama Arco Iris Universal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s