Entrevistas Deseo Consumido

Cómo piensa un acumulador. Entrevista a la psicóloga de la serie de A&E

"Lo guardo por las dudas. Así funciona su cabeza", explica Robin Zasio. Rodearse de cosas construye una barrera de falsa seguridad. Situaciones de abuso, privaciones en la infancia y hasta el divorcio de los padres pueden desencadenar este trastorno. "El minimalismo es una patología del mismo espectro", sugiere

A&E - ACUMULADORES COMPULSIVOS - 2

Por Soledad Vallejos

Pueden verse como vecinos comunes, pero convierten sus casas en cofres sin fondo donde “atesoran” todo tipo de objetos. Papeles, bolsas, adornos navideños, diario, latas de cerveza y hasta animales. Algunos se etiquetan a sí mismos como coleccionistas, pero son historias de acumuladores, y en algunos casos el desorden compulsivo es extremo.

El lunes pasado, se estrenó en la Argentina una nueva temporada de Hoarders (Acumuladores Compulsivos), por A&E, y entrevistamos a la psicóloga Robin Zasio, la especialista de la serie que explica de qué se trata esta patología y cuáles son los tratamientos posibles.

–¿Qué rasgos definen a un acumulador?

–Es frecuente encontrar un trauma en su pasado que los lleva a un comportamiento de acumulación. Pudieron haber sufrido problemas de abuso, de apego u otras experiencias traumáticas, y esta conducta es una manera de encontrar algo que psicológicamente los distrae o los distancia de ese trauma. Así que, hacer cosas como salir y comprar es una manera para que ellos puedan defenderse de esos recuerdos dolorosos. Sin dudas, no siempre este es el caso, pero frecuentemente vemos algo en el pasado de las personas.

–¿Con qué tipos de objetos suelen obsesionarse los acumuladores?

–Honestamente, no creo que haya un patrón. Como se ve en la serie, suelen acumular una gran variedad de cosas. Sin embargo, creo que uno de los comportamientos más frecuentes es el de acumular mucha basura: papeles, tarjetas fotos, bolsas. A medida que estas cosas se acumulan, empiezan a colocarlas en cajas porque planean algún día organizarlas y almacenarlas. La ropa es uno de los objetos más comunes que vemos entre acumuladores, porque como el resto de nosotros, mientas vamos cambiando nuestro cuerpo nos anticipamos a que, por ejemplo, tendremos un plan para bajar de peso, entonces nos quedamos con esa ropa por las dudas. En algún momento volverá a entrarnos.

 

También están quienes “acumulan” animales. A menudo son personas con problemas de apego con las personas, no se conectan con la gente o tienen problemas de ansiedad social, por lo que rodearse de animales los hace sentir más seguros. En su comunidad son vistos personas a las que les gustan los animales, y a menudo sus vecinos no saben cuántos animales hay realmente en la casa y cómo eso los perturba.

–¿Hay personas más propensas que otras a sufrir este problema?

–Las personas que sufren depresión, por ejemplo, que a menudo suelen ser pacientes que tienen lo que llamamos codependientes, tienen como condición secundaria la adición a la acumulación, Suelen salir de compras como una forma de sentirse mejor. También hay personas que tienen problemas de ansiedad social o de apego.
acumuladores

–¿Hay algún tipo de estructura psicológica o de vínculo social que pueden desencadenar la patología de la acumulación?

–Es interesante, porque lo que nosotros vemos son las consecuencias del comportamiento acumulativo en las relaciones. Cuando las personas tienen traumas del pasado, como casos de abuso de quienes cuidaban de ellos o en sus propias relaciones, eso puede desencadenar conductas compulsivas. A medida que el hogar empieza a salirse de control esto genera mucho estrés en las relaciones y comienzan a deteriorarse lentamente. Es muy difícil vivir en un hogar donde las habitaciones, por ejemplo, no se pueden utilizar para lo que fueron diseñadas. Los divorcios y las separaciones son situaciones desencadenantes. Los niños que son separados de alguno de sus padres y obligados a dividir en dos hogares su universo cotidiano, como se ve en la serie, pueden tener en el futuro una mayor propensión a la acumulación, si se les afecta el apego. La acumulación en sí misma puede generar problemas muy serios: riesgos de incendio, riesgos para la seguridad, niños y ancianos en situación de peligro y ese tipo de sucesos. Creo que lo que lo más destacable de la serie de A&E “Acumuladores Compulsivos” es, no es solo que fue el primer programa de la televisión que visibilizó el problema y trató esta condición, sino que realmente ha cambiado vidas y salvado vidas.

 

 

–¿Cuál fue el caso más extremo que trataron?

–Tuvimos muchísimos casos extremos. Trabajamos con una mujer que era acumuladora de animales pero también acumulaba prácticamente todo. Tenía alimentos que había guardado en frascos de conserva de cuando su hija tenía diez años, y cuando la conocimos su hija ya estaba alrededor de los cuarenta. Pero también tenía ropa, basura. No podía renunciar a nada. Tenía gallinas en jaulas que no podía limpiar, les tiraba la comida y, a medida que la comida ingresaba y se acumulaba, el suelo iba elevándose hasta el punto en que las cabezas de las gallinas se presionaban contra el alambre del techo de las jaulas. Las gallinas estaban heridas, sangraban y se estaban muriendo. Tenía cabras con fracturas en sus extremidades que literalmente estaban colgando. Tenía pavos en jaulas de alambre. Y también conejos. Hubo momentos en los que debía irme porque emocionalmente era muy doloroso ver la manera en que trataba a los animales. Y lo que lo hacía más difícil es que ella no se hacía responsable y culpaba a los demás.

A&E - ACUMULADORES COMPULSIVOS - 3

“Tuvimos otro caso muy inusual, el de un hombre que se llamaba a sí mismo un coleccionista, y que tenía cientos de miles de latas de cerveza, y estaba orgulloso. El problema era que las latas de cerveza estaban descomponiéndose por todos lados y hasta había construido un área de almacenamiento. Cuando fuimos a su casa, una de las cosas en las que trabajamos fue en ayudarlo a entender la diferencia entre alguien que es un coleccionista de un acumulador, ya que para alguien que acumula está el impulso de juntar cada uno de esos objetos sin ningún tipo de sistema, hasta el punto que se dañan y su casa se transforma en un lugar no habitable.

-¿Cómo se trata a un acumulador?

-El tratamiento es una combinación de lo que llamamos terapia de comportamiento cognitivo y prevención de respuesta. Y eso explica por qué en la serie se puede ver a los profesionales junto a un organizador que ayudará a acomodar. El trastorno de acumulación es, desde 2015, un diagnóstico oficial. La comunidad médica lo reconoció finalmente como un trastorno. Es una enfermedad muy seria que puede causar la muerte. Hubo un caso de un hombre que acumulaba bolsas de plásticos (estimaron que tenía alrededor de 4000 bolsas) que de forma espontánea entraron en combustión. Dado que es una enfermedad mental, debe ser tratada como tal, y lo que hace la terapia de comportamiento cognitivo es ayudar a la persona a descubrir los patrones de pensamiento negativo que contribuyen a la adquisición de objetos. Por ejemplo: “Si yo no tengo esto ahora, nunca lo encontraré otra vez”. Es un patrón de pensamiento blanco/negro. “Si yo no compro esta oferta, nunca más tendré esta oportunidad”. Estos patrones de pensamiento no son verdaderos y no permiten que la persona pueda evaluar si es una buena adquisición. “¿Tengo espacio para este objeto? ¿Ya tengo este objeto?” Puede ser una buena oferta, pero si nunca voy a usar ese objeto realmente no lo es.

-¿Hay algún opuesto a un acumulador? Por ejemplo, una persona que en vez de acumular cosas, consume o tiene lo mínimo indispensable para vivir…

-Sí, la hay. He visto una pareja que eran opuestos. Uno de ellos tenía comportamientos de acumulador y el otro no quería tener nada, lo mínimo indispensable. Traté a personas que luchaban con tener ese mínimo indispensable. Es frecuente que personas que se aferran a esa conducta, de tener lo mínimo indispensable, hayan crecido en un ambiente donde el desorden y la acumulación eran constantes. Algo que fue psicológicamente tan dañino que se fueron al otro extremo. Temen que si empiezan a llevar cosas a sus casas, algo se disparará en ellos y se convertirán en acumuladores, y como no quieren arriesgarse prefieren vivir con lo mínimo indispensable. Hay casas que no tienen nada en sus mostradores o muebles, no tienen nada más que un sillón y un televisor en el living. Eso conduce también a un trastorno obsesivo compulsivo (TOC), a un perfeccionismo que también causa daño.

 

 

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s