Liviano de equipaje

Por qué recordar un viaje puede ahuyentar la tristeza

Por Evangelina Himitian

Para ganarle la batalla a la tristeza y a la monotonía no es necesario ni siquiera estar atravesando en el presente un momento feliz. Aprender a evocar y rememorar aquellos períodos en los que nos recordamos felices, como puede ser un viaje, un paseo, una comida en buena compañía o incluso una sensación placentera, –como caminar con el sol en la cara o tomar la mano de una persona y sentir su calor–, puede hacer que nuestro cuerpo experimente los efectos positivos de la liberación de sustancias vinculadas al placer, al goce y a la felicidad, tales como la oxitocina, la serotonina, la endorfina y la dopamina.

La neurociencia ha demostrado recientemente que los buenos recuerdos hacen que en nuestro cuerpo se activen otra vez los mecanismos neuronales que se desencadenan cuando experimentamos un alto nivel de satisfacción con nuestra vida. Recordar un buen momento, dicen los especialistas, puede tener un efecto antidepresivo y desestresante.

“Venimos programados para recordar lo malo y depende de nosotros recordar lo que nos hace felices”.

Tener la habilidad de poner su mente “en la vereda del sol”, coloca al protagonista de la felicidad o la infelicidad en el centro de la escena. Lo importante no sólo es vivir momentos felices o llenar nuestra mochila de experiencias enriquecedoras. Sino que también hay que desarrollar la capacidad de saberla evocar y traer al presente en el momento oportuno, para hacer que nuestro cerebro vuelva a gozar de los beneficios corporales de la sensación de felicidad.

Existen distintos mecanismos para la producción de antidepresivos naturales. Saber traer al presente momentos pasados es uno de ellos. Pero con el recuerdo no alcanza. Es necesario desarrollar la capacidad de evocarlos con felicidad, dicen los especialistas. ¿Por qué? Porque uno podría recordarlos con la amargura de ya no haber vuelto a ese país, de haber perdido contacto con esa persona que nos hacía tanto bien o con la nostalgia que se le suele dar al tiempo pasado. Entonces, hay que desarrollar la capacidad de percibir los recuerdos como una experiencia subjetiva de felicidad.

Tener la habilidad de poner su mente “en la vereda del sol”, coloca al protagonista de la felicidad o la infelicidad en el centro de la escena

Porque, como todo, lo que define cómo nos sentimos no es la existencia objetiva de una experiencia, como ser un viaje, un paseo o una conversación con un amigo, sino la percepción subjetiva de cómo la vivimos. Y en este caso, de cómo la recordamos. Herbert Benson, psiquiatra norteamericano habla del “bienestar recordado”. Este especialista viene investigando la incidencia de la percepción en la configuración cerebral desde hace más de 40 años. Asegura que no sólo recordar sino que también imaginar aquella escena en la que nos gustaría estar emplazados en el presente, como una playa en el Caribe, o sentados en un bar con un café en la mano, o adentro de la cama en una noche de tormenta, produce efectos corporales placenteros vinculados a la liberación de sustancias neuronales antidepresivas.

Rick Hanson, autor de Hardwiring Happiness: the New Brain Science of Contentment, Calm and Confidence asegura que estamos programados evolutivamente para recordar las cosas negativas. Sin embargo, está en nosotros, cambiar los procesos mentales para darle más importancia a los aspectos y acontecimientos positivos.

Hanson explica que como los acontecimientos positivos no nos ayudan a sobrevivir, suelen ser eliminados de la memoria más reciente. En cambio, lo que nos causó dolor, angustia o miedo o pánico, talla una marca más profunda en la memoria, ya que se imprime sobre las emociones y se traslada de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo.

Es decir, que venimos programados para recordar lo malo y depende de nosotros cambiar el recorrido mental para traer al presente los recuerdos que nos hacen sentir felices.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s