Lo compro o no lo compro

Antes de comprar algo nuevo hacete estas cinco preguntas

Estrategias y trucos para no caer en la tentación y arrepentirse después

Por Evangelina Himitian

No lo habíamos pensado así, como “cinco consejos a tener en cuenta antes de comprarse algo nuevo”. Pero ayer, durante la presentación de Deseo Consumido en el stand de La Nación, en la 43° Feria Internacional del Libro, atinadamente, María Elena Polack, nuestra entrevistadora, lo preguntó.

Nos tomó por sorpresa, sobre todo ahora que volvemos al ruedo de los compradores. Sin embargo, como queremos andar por la senda de los consumidores responsables, la vara es hasta quizás más alta que antes. En este divertido ping pong de preguntas y respuestas que nos planteó Polack, salió un lindo punteo de tips que aplican para toda compra, incluso para la de nuestro libro. Acá los compartimos.

1. La pregunta inversa. “¿Qué pasa si no lo compro? Si la respuesta es <nada>, no lo compre porque no lo necesita”. Antes de comprar algo, hagamosnos la pregunta que suele sugerir a inversores de Wall Street, Warren Buffet, el tercer hombre más rico del planeta y cultor de un estilo fundamentalistamente austero. Si no comprarlo no significa nada, realmente no necesitamos sumarlo a nuestra vida.

2.¿No tengo algo igual? Nos vestimos siempre con lo mismo, usamos las mismas cosas de la casa… y adivinen qué pasa cuando vamos a comprar algo nuevo. Muchas veces terminamos comprando cosas que son exactamente iguales a las que ya compramos tiempo atrás o bastante parecidas en estilo forma y uso. Simplemente repetimos porque no recordamos que lo tenemos, porque nunca lo usamos. Antes de salir a comprar es útil hacer el ejercicio de buscar la cosa más parecida a ese objeto de deseo, puertas adentro. El ejercicio te va  a sorprender.

3.¿Podría darle tiempo? Cuando somos impulsivos en salir a satisfacer esa necesidad que creemos tener, compramos mucho y compramos mal. En cambio, cuando le damos tiempo a esas ganas o necesidad, le permitimos decantar las razones que hay detrás de esa compra. Quizás, pasado el impulso inicial, comprobamos que no lo necesitábamos y que ni siquiera lo queríamos. Y hasta sentiremos un alivio de no haberlo comprado.

 

WhatsApp Image 2017-05-04 at 12.03.31

 

4.¿No puedo conseguirlo en el mercado de lo usado? El mercado de lo usado ofrece una gran oportunidad desde distintas perspectivas. Es más económico, no se necesitan gastar recursos para producirlo, ofrece la posibilidad de reducir la población de cosas en desuso de nuestras casas y minimiza el impacto ambiental. Está calculado que prolongar por 9 meses la vida de una prenda reduce en un 30% el impacto ambiental de su fabricación.

 

5.¿De dónde viene y a dónde va? Antes de comprar, deberíamos preguntarnos a dónde ir a parar cuando ya no lo use? Si eso que compro corre la suerte que la mayoría de las prendas y objetos que hay en nuestra casa, ¿dónde va a ir a parar? ¿Se acumulará en casa? ¿Lo voy a donar? ¿Lo voy a descartar? Pensemos en esos basurales tecnológicos, en las casas atiborradas de objetos, en las ciudades acosadas por la contaminación. También preguntémonos ¿de dónde viene este objeto? Miremos la etiqueta. ¿Cuánto viajó? ¿Quién lo hizo? ¿Recibió un trato justo por su trabajo? No estamos solos en este Planeta.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s