La experiencia

Desafío final por cierre: 18 regalos en 18 días

Por Evangelina Himitian y Soledad Vallejos
Una sensación dual nos envuelve estos días. Las ganas de que llegue la fecha, pero a la vez una enorme nostalgia. Como cuando alguna vez estuvimos a punto de parir, ansiosas, felices, pero de repente sentís que vas a extrañar la panza. Bueno, algo parecido. Después, cuando nace tu hijo ya nada es igual. Y una nueva etapa de felicidad y descubrimientos invade tu cotidianidad. Así será. Pero vamos a extrañar un poco la sensación de Deseo Consumido. Y está bien.
Queremos buscar un gran final. Y una gran manera de cerrar esta etapa es la de traducir en regalos de agradecimiento todo lo que aprendimos en estos meses. Apenas faltan 18 días para recuperar la libertad consumista, y no podíamos dejarlo pasar sin activar una acción que corone nuestro periplo de “desconsumo”. Muchos amigos siguieron de cerca el proyecto. Se interesaron. También nos criticaron y nos impulsaron a seguir adelante.
Once meses y medio quedaron atrás. Pasaron cumpleaños y días festivos como el de la Madre, el Día del Niño, el Día del Padre y la Navidad. Y entre tantas enseñanzas que nos dejó Deseo Consumido aprendimos que hay una manera distinta de regalar. Una forma de hacer que el otro se sienta importante y querido sin pasar la tarjeta de crédito. Y no hablamos, en este caso, de regalar tiempo. Abrazos. O cartas. Regalar objetos sin comprarlos requiere, tal vez, de una delicadeza más sofisticada.

Por eso, durante estos últimos 18 días decidimos hacer 18 regalos. La tarea será elegir a 18 personas y unirlas con 18 objetos que aún nos acompañen en nuestras casas, o en nuestros roperos. Será un trabajo difícil, porque elegir a ese puñado de personas entre tantos nombres que nos acompañaron durante este (casi) año es una tarea más bien azarosa. Nos dejaremos guiar por el momento, sabiendo que seremos arbitrarias y hasta injustas.

La elección de los objetos tampoco será sencilla. Aunque por el sólo hecho de haber sobrevivido al #ChauDiez y a todas nuestras acciones de descarte, todas esas cosas son importantes para nosotras. Aprender a regalar fue una de las incorporaciones más complejas de este año. Un regalo cuyo valor emotivo supere el valor económico. Todo un desafío. En algunas ocasiones fue complicado. Más de lo que hubiéramos creído. Pero, en todos las casos, valió la pena el esfuerzo.
El abrazo que la gente ofrece después de recibir un regalo que le tocó el alma no se compara con un ningún ticket de cambio. Ni con el más caro de todos.

6 comentarios

  1. Hola Evangelina y Soledad:
    Desde que lanzaron el proyecto fui leyendo nota a nota. Me he sorprendido, he reído, he sufrido (al verlas sufrir), y he pensado mucho a partir de las experiencias que iban narrando. Ha sido un desafío que, por lo que leo, las ha probado y ayudado a crecer como personas.
    Sin embargo, hay una palabra que pocas veces vi en estos escritos, que es muy parecida a lo que ustedes hicieron y que algunos la adoptan como estilo de vida: me refiero a la “austeridad”. Digamos que su desafío fue llevar la austeridad al extremo y las felicito por ello. Sin embargo, comprar sólo lo que es necesario… es un estilo de vida y no pasa por la cantidad de dinero que haya en el bolsillo o la capacidad de compra de nuestra tarjeta de crédito. Es, simplemente, una opción de vida “con muy poca prensa” en este mundo actual…
    Las felicito y vamos por los últimos 18 días!!!
    Claudia

    Me gusta

  2. Si creo que esto que les toca ahora va a ser muy difícil. Quizá tan difícil como cuando comenzaron. Pero descarto que lo van hacer y muy bien. Las admiro profundamente, este año use algunas de vuestras propuestas y encontré muchas coincidencias con lo que Uds. contaban. Compre muchísimo menos que otros años y también me di cuenta, que me sobran cosas y que hay muchísimas cosas de las cuales debería desprenderme. Todavía no he tenido el coraje de Uds. del ahora 10, pero poco a poco voy logrando algo. Las seguiré hasta el final y las felicito, porque han sido un ejemplo a seguir. Exito en estos 18 días . Ya nos contaran como termina esta hermosa historia, que debería ser ejemplo de vida para muchas de nosotras. Cariños y adelante!

    Me gusta

  3. Ay las quiero!!!! Gracias por compartir este año con todos. Estuve en el mismo proceso y fue hermoso verlas pasar por cada desafio y tomar uno que otro tip. Lo que mas sufri fue cuando se rompio el jean!! Un hito.
    Lo que ame es la idea del regalo pensando en el otro, debo reconocer que empece a escuchar mas al otro y no arreglarlo con una chalina o algo que despues podia cambiar.
    Las quiero! No cambien, o mejor, sigan cambiando, aprendiendo y superando nuevos retos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s