La experiencia Liviano de equipaje

Cara a cara con el diablo

image

Por Soledad Vallejos

Tengo que admitirlo. Estuve cara a cara con el diablo y no fue fácil no dejarse tentar. No estoy en Miami, pero en la meca del jazz y el vudú, en Nueva Orleans, también hay shoppings.
Viajé a la ciudad de Louis Amstrong por trabajo a cubrir el último Congreso de Diabetes, y justo al lado del centro de convenciones está la perdición, el Riverwalk Outlet. Todas las marcas y grandes descuentos: 40; 50 y 60 % off. O “pague tres y lleve otros tres gratis”. Y no sólo eso. Ayer descubrí que en el primer piso del shopping está la oficina donde a los extranjeros le devuelven los impuestos: Louisiana Tax Free.

image

Lo más recomendable sería salir corriendo de acá, pero hay que enfrentar al enemigo.

Hace poco más de dos meses firmé un contrato con Evangelina Himitian y no estoy dispuesta a romperlo. Y cuando nos propusimos desconsumirnos dijimos que no podíamos comprarnos nada. Y nada es nada. Ni esas miserables “panty” que tan baratas están y que “tan bien me vendrían”.
Pero ya estoy en mi último día en la ciudad de Louis Amstrong, parto en apenas dos horas con destino al aeropuerto y ni un dólar gastado en algo para mí, ni siquiera una bombacha.

image

Después de cinco días tengo que reconocer que vuelvo más segura de mi decisión. Cualquier cosa que me hubiera comprado podría integrar el conjunto de los diez objetos que cada día se van de mi casa en el nuevo #Desafiojunio.

Ni espíritus ni brujerías lograron hacerme flaquear en el Riverwalk Outlet Collection. En Nueva Orleans hay lugares mucho más lindos para recorrer y gastar mi tiempo. Y eso hice. En mi recorrida hasta descubrí que en un histórico cementerio hay una tumba con wi fi. Raro. El diablo sabe cómo tentarnos.

image

6 comentarios

  1. Wowww…eso si que es tener fuerza de voluntad! Desde hace un par de meses vengo haciéndoles la segunda chicas, pero….próximamente me voy de viaje y no se si voy a poderrr! Que la fuerza esté con nos….ajjjja….en serio, las felicito. Saludos!

    Le gusta a 1 persona

  2. Te felicito!! Yo me propuse no gastar demas tambien. De todas formas la economia local ayuda bastante a no dejar restos ni rastros del sueldo. Gracias por compartir tu experiencia.😊

    Le gusta a 1 persona

  3. Cuantas más ofertas me ponen más me alejo del producto. En estos meses que viajo en el mismo tren del deseo consumido paso por alto vidrieras, folletos, publicidades…. hasta el súper me extraña: pasan 15 días o mas entre una compra y otra! Y lo mejor de todo: cada vez me cuesta menos dejar de consumir!

    Le gusta a 1 persona

  4. Gracias a todos por los mensajes! Nos alegramos tanto de que nos acompañen en este viaje!
    Ajústense los cinturones que todavía nos queda un largo camino, pero el aliento que nos dan es fundamental.

    Evangelina y Soledad.

    Me gusta

  5. Chicas, que hermoso lo que cuentan!
    Somos varias ya las que estamos embarcadas en la simpleza voluntaria.
    En cuanto a la ropa (¡que tema!), decia Thoreau en Walden: “si mi chaqueta y mi pantalon, mi sombrero y mis zapatos son aptos para adorar a Dios, entonces seran apropiados”.
    Disfrutemos la calma.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s