En mi placard La experiencia

Primer inventario: encadenada a mis zapatos

pie
Ph. Soledad Aznarez

 

Por Soledad Vallejos

Día doce. Día de inventario, del primero de un año en el que, en lugar de consumir, voy a descartar. Donar, recircular, regalar. Menos cosas, más espacio. Mi placard no desborda, ni cerca estoy cerca de pelearme con mi pareja por ese tipo de cuestiones, al menos en lo que se refiere a la materia “indumentaria”. Subo la apuesta, creo que él dispone de más estantes y cajones que yo.

No necesito, como muchas otras personas suelen hacer, guardar la ropa de otra temporada en valijas. Primavera, verano, otoño e invierno conviven en un mismo lugar. Pero aún así creo que tengo mucho, demasiado. Y decidí empezar por los zapatos. Están los incómodos, los que guardo sólo porque me gustan pero que cada vez que me los pongo, maldigo. Me molestan, me lastiman. Adiós.

Otros, sencillamente, perduran en el placard sin saber bien porqué, ya que jamás encuentro la ocasión ideal para usarlos. Diría que me gustan, pero pasan los años y siguen ahí. Adiós.

Están los que yo misma he comprado, otros que me regalaron y los que recibo como donación de una de mis mejores amigas, una  gran proveedora de prendas, carteras y zapatos en desuso, y todo en perfecto estado. Pero la ecuación es simple: si no se usan, adiós.

IMG_5962

En fin, doce pares de zapatos que salen de casa en esta jornada de inventario del día número doce de nuestro desafío propuesto. En las cartas del Tarot [dice mi suegra, también astróloga] el arcano XII -cuya representación es un joven colgado de un árbol con la cabeza hacia abajo- puede leerse como “un momento de detención, algo que se procesa por dentro. Un punto de introspección”.

Claro, en esa posición el pobre hombre no puede moverse…

“Es la apertura del tercer ojo, intuición y mirada unificada. Un proceso que se aborda desde una visión diferente a la común. La posición invertida impone el cambio de punto de vista”.

Nada mejor para describir el espíritu de esta experiencia, un ejercicio para poner a prueba cuál es mi relación con las cosas, con los objetos.

Lo que menos precisa el joven colgado de cabeza, pienso, son zapatos. Yo tampoco los necesito.

Demasiado.

4 comentarios

  1. Tengo 66. Hace tiempo que anoto por ahí cosas para ir cambiando mi vida. Entre ellas siento que hay que simplificar para poder vivir con más intensidad los momentos de la vida. Me gusta la idea de ustedes. Me siento identificada con lo que les pasa. ..

    Me gusta

  2. Me decido a escribir por la cercanía de edad, tengo 68 años y si bien he anotado cosas para hacer, no para dejar de hacer ,no tengo idea donde deje la lista . Me siento identificada con dejar de consumir y creo haberlo llevado a la práctica pero nunca decido qué hacer con todo aquello que deje en el placard y que ya no uso.soy tan vaga para esto que quisiera que mágicamente se realizara y ya está

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s