Sole

La tiranía del descuento

IMG_5794
Ph. Soledad Aznarez

Por Soledad Vallejos

Todavía no se cumplió la primera semana, y mis amigos y colegas no paran de preguntar. ¿Qué sucede con la gastronomía: ¿Se puede salir a comer en familia? ¿Y las vacaciones? ¿Ir al cine está permitido? ¿No hay un veedor, quién las controla?

La ofensiva ya salió de la trinchera. Bienvenida.

Si la intención es dejar de acumular, de comprar objetos y cosas que, básicamente, no necesitamos, creemos que “una comida con amigos, una película compartida con nuestros hijos o unos días de playa durante el verano son cosas que se atesoran, y no que se acumulan”.

Día cinco. Muy poco tiempo para evaluar, aunque en términos de descuentos podría decir que estoy un 2 x 1 más feliz con el desafío propuesto.  ¿Hay otra promo mejor que esa? No lo sé, y aunque asumo y defiendo mi postura como “no adicta” a las promociones locas, debo confesar que soy codependiente.

En mi casa, la tiranía del “70 % de descuento en la segunda unidad”, o el  “te devolvemos el 30 % en vouchers” [que generalmente se me vencen sin haber usado] y cualquier tipo de black friday encubierto gobiernan la agenda de las compras en el supermercado.

“Por qué compraste hoy queso crema si el descuento en lácteos era mañana?”, llegaron a recriminarme en mi hogar. Demasiado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s