La experiencia

El contrato

contratp

No perseguimos un objetivo económico. No pretendemos ahorrar dinero, justamente ahora que el dinero vale tan poco. Cuando terminemos este año, la conclusión no va a ser, “ahorramos $54.943,22 y con eso compramos un Renault 11 con gas y lo pusimos a trabajar de remise”. No, eso no va a ocurrir.

En cambio, esperamos salir de esta experiencia enriquecidas. No monetariamente, sino por la posibilidad de compartir, de regalar, de sobrevivir alejadas del consumismo como razón de compra.

En la ciudad de Buenos Aires, siendo el 31 de marzo de 2016, Soledad Vallejos y Evangelina Himitian, de ahora en adelante LAS EX CONSUMIDORAS, suscriben voluntariamente el presente contrato con ellas mismas. 

ALIMENTOS E HIGIENE.- En este año, sólo compraremos cosas que necesitemos, del tipo de alimentos y productos de higiene, limpieza y toda esa lista de cosas que no nos dan placer per se, pero que requerimos para que la casa y la familia sigan en funcionamiento.

RUBRO REGALOS.- La compra de regalos queda prohibida. Lo sentimos mucho. Este año, sólo les regalaremos a los nuestros cosas que sabemos que les gustan y que no se pueden comprar. Es todo un desafío: poner a prueba cuánto los conocemos. Intentaremos sorprenderlos, tal vez con algún objeto nuestro que siempre nos elogiaron o con algún libro que nos encantó y sabemos que a esa persona le va a gustar. Se acabaron los regalos monetariamente impersonales. Si nosotras somos las destinatarias del regalo, la política es la misma. Sólo podemos aceptar algo usado (y amado) por quien nos lo ofrece. Si llegan regalos nuevos, sepan que serán recirculados. Se trata de dejar de acumular.

LOS NIÑOS.-Los niños de la casa quedan excluidos. Las dos somos madres y queremos evitar que nuestra experiencia afecte la crianza. Compraremos para nuestros hijos sólo las cosas que necesiten, incluso regalos para ellos y para sus amigos, aplicando un criterio de consumo responsable.

LA PELUQUERIA Y el SALON DE BELLEZA.- No nos cortaremos el pelo si tenemos que pagar para ello. Tinturas y baños de crema, sólo autogestionados. Tampoco acudiremos a salones de belleza para hacernos las manos o los pies. La depilación está okey, por razones obvias.

GASTRONOMÍA.- Salir a comer es un placer que sí nos vamos a permitir, siempre con un criterio de responsabilidad social, y entendiendo que las experiencias y los buenos momentos compartidos con la gente que uno quiere no se acumulan sino que se atesoran. Por eso.

 

Evangelina Himitian

Soledad Vallejos

 

 

 

 

7 comentarios

  1. La idea es buena pero tímida.
    Como si no se animaran. El proyecto empieza casi excusándose, pidiendo perdón por lo que van a poder comprar y contradiciéndose en los primeros dos párrafos:

    “RUBRO REGALOS.- La compra de regalos queda prohibida. Lo sentimos mucho”.

    “Compraremos para nuestros hijos sólo las cosas que necesiten, incluso regalos para ellos y para sus amigos”,

    “La depilación está okey, por razones obvias”. (¿Las mismas razones obvias y culturales que, se supone, ustedes están desafiando?)

    GASTRONOMÍA.- Salir a comer es un placer que sí nos vamos a permitir, (¿Entonces? ¿Ex consumismo o publicidad de guía oleo?)

    Luego, plantea una idea sumamente machista que es que sólo las mujeres pueden comprar “cosas que requerimos para que la casa y la familia sigan en funcionamiento”. Desconozco si están en pareja, pero ellos/as podrían encargarse de eso y apoyar este proyecto.

    En resumen:

    Como buenas mujeres, se seguirán ocupando de la casa. Nada de cuartos propios. Osadas, pero sumisas. Comprarán regalos, pero sólo para los chicos y sus amigos. Comprarán tinturas y baños de crema y van a depilarse. Seguirán yendo a restaurantes…

    Seguirán consumiendo PERO CON UN CRITERIO DE RESPONSABILIDAD SOCIAL.

    Yo creo que lo único que están haciendo es ahorrar un poco. Pero puedo equivocarme.

    Saludos y éxitos con el proyecto.

    Me gusta

    1. Iba leyendo y me hacía las mismas preguntas…buena intención pero poco vuelo social
      chicas!!!!! a romper y desnaturalizar!!!! me gusta, eso si, que nos cuenten…me gusta que se arriesguen y las acompaño a ir por más . Las abrazo

      Me gusta

  2. Me encanta la idea! En parte también coincido con Kike. Soy muy poco consumista… muy poco, y a veces me planteo algo similar, pero aún no encontré respuesta a ¿con que objetivo?
    En fin, las seguiré e iré viendo como transcurren las cosas!
    Vamos con todo! Se puede! (Eso creo)

    Le gusta a 1 persona

  3. Es gratificante encontrar gente con quien compartir ideas similares.
    No tengo celular, ni twiter, ni TV. No compro diarios. Sólo internet básica.
    Rara vez como afuera. No me interesa. Viajo en bondi o camino, es saludable.
    Algunas de mis prendas de vestir, muy cuidadas por cierto, tienen un promedio de 15 años.
    No tengo porque cambiarlas, son clásicas, no me someto a la moda.
    Regalo cosas preservadas que podrían ser útiles a otras personas. No las vendo, sólo intercambio o regalo.
    Señoras, esto lo vengo haciendo desde hace muchos años, estoy viva y lo más importante
    mi cerebro tiene más espacio para pensar en algo más útil que consumir.
    Felicitaciones y adelante con el emprendimiento. Estoy con ustedes.
    María en Buenos Aires.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s