La experiencia

Ni ropa, ni nada

_DSC2051 (1)

Por Evangelina Himitian

Mis amigos dicen que no voy a poder. Se ríen cuando digo que voy a pasar todo un año sin comprar nada más que lo estrictamente necesario. Ni ropa, ni cremas, ni zapatos… ni un corte de pelo en la peluquería. Nada, a menos que haya agotado la última existencia de lo que tengo guardado. Si durante este año se me rompen los últimos jeans o se me agujerea el único par de zapatos disponible en mi placard, entonces sí podré comprar unos nuevos. Pero como no creo que eso vaya a ocurrir, lo más probable es que tenga que cumplir esta promesa que hice. Y usaré este blog para llevar un registro de cómo es vivir un año alejada completamente del consumismo que en la última década transformó nuestra vida.

No estoy sola en esta aventura de cantarle “truco” al consumismo: Hace unas semanas mi amiga Soledad Vallejos y yo leímos sobre la experiencia de abstinencia de compras de una diseñadora británica. Unos días después, Sole me contó su idea de replicarla en Argentina. Intenté hacerla desistir. Me debía mi regalo de cumpleaños. Pero como no pude, decidí sumarme a su proyecto. Subimos la apuesta: decidimos lanzar este blog, la cuenta de Facebook, Twitter, Instagram … Durante este año y hasta el próximo 1 de abril de 2017, no compraremos ni un solo objeto cuya destino final sea la acumulación. ¿Lo compro porque es una promo? ¿Lo necesito o simplemente lo quiero?  Esa es la cuestión.

Este proyecto no es equivalente a un voto de pobreza ni a un tratamiento de rehabilitación de adicciones.

La idea es dejar de acumular aquello que ya no sabemos dónde poner.

Pasar un año sin comprar nada más que lo estrictamente necesario es para mí un camino de autoconocimiento que elijo recorrer como una manera de explorar mi relación con las cosas.

Bienvenidos al barco. Compren sus tickets… en doce cuotas.

13 comentarios

  1. Me parece buena la iniciativa. Pero la verdad que es para mucho menos gente. Porque la gran mayoría vivimos con sueldos muy bajos o sin sueldos viviendo el día a día para comer. Yo pertenezco a esta clase de gente que solo compra cuando se rompió algo o realmente lo necesita. Porque siempre hay prioridades importantes como la comida, la salud de la familia, la educación de tus hijos etc.

    Me gusta

    1. Tal cual, me gusta la iniciativa, toda mi infancia la pase con un único par de zapatillas, hasta que se rompían y habia que reponerlas 🙂 Lo viví a la fuerza al experimento jaja

      Me gusta

  2. Yo lo vengo haciendo, como manera de dar algo a cambio de algo que pedí. Eso que pedí me fue dado. Y hasta el 10 de enero de 2016 no tengo que comprar ropa, zapatos, bolsos, etc. Sí, por supuesto, cosmética pero no maquillajes sino cremas porque son recetadas para mi piel. Y peluquería solo corte. Deje de hacerme color. Veremos, por ahora vamos bien!

    Le gusta a 1 persona

  3. Bien Evi!!! Me parece super interesante y si bien todos hemos “recortado” gastos, creo que están dando un paso mas allá. Las aliento y acompaño! Besos.

    Me gusta

  4. Es un proyecto atractivo, desde ya. Pero veo que apunta (al menos por la lectura inicial) al tema de la ropa, y los objetos, que no son ni por lejos, los pilares de una sociedad de consumo. Me pregunto seriamente qué sistema de salud usarán en este año. ¡Acaso cancelaron la prepaga y se atienden en un hospital público? Si es así, sería muy interesante que escribieran sobre eso.
    En cuanto a la alimentación: ¿qué se considera deseo? ¿Una coca en un kiosko puede ser reemplazada por agua de un bebedero? Nuestro país no posee cultura de “agua potable pública”. Y lo que para mí es lo más importante, la duda más grande que me genera este proyecto: ¿la computadora o el teléfono desde el cual cuentan esta experiencia, no son acaso el objeto de deseo más sublime, perfecto y acabado que existen en nuestros días?
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  5. El consumo es el mal de este siglo. Nos está matando. Intento hacerlo desde hace unos meses. Me di cuenta que hacía meses no podía ahorrar, gastaba más de lo que ganaba. Mis gastos gran parte eran regalos. Cuando le planteas a la gente suprimir gastos, regalos, productos, te dicen que hdp, que miserable. También comencé un cambio desde la alimentación, no comprar en súper ni kioskos, consumo más natural. Me planteo esto por qué tanto, lo necesito?
    Creo que las redes sociales alientan y facilitan el consumo, saque muchas aplicaciones de mi celular para no tentarme.
    Esta bueno compartir la experiencia con otra persona, en estas situaciones el mundo no entiende y te tira abajo.
    Me hubiese gustado que sea al revés que el proyecto ya este finalizado y cuenten cómo fue.
    Buena suerte

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s